Arquitectura, arte y naturaleza: El estadio universitario Alberto ‘Chivo’ Córdova

Este domingo 14 de agosto, correspondiente a la jornada 5 de la Liga MX, el Deportivo Toluca recibe a los Tigres de la UANL a las 12 pm en el  Estadio Universitario Alberto ‘Chivo’ Córdova. Al igual que la semana pasada, cuando Pachuca visitó a Toluca, este inmueble recibe un partido más de Primera división, ya que el estadio Nemesio Diez o también conocido en otro tiempo como la Bombonera está en proceso de remodelación y aún tardará algunas semanas para entrar en funcionamiento.

Sin embargo el estadio perteneciente a la UAEM  ha sido un foro de usos múltiples, se utiliza sobre todo para atletismo y fútbol americano, aunque a últimas fechas el futbol de Liga de Ascenso se ha hecho presente al ser sede de los Potros UAEM. Su construcción inicia en 1957, se inaugura el 5 de noviembre de 1964, con una capacidad para 32 mil espectadores. El estadio de Ciudad Universitaria lleva el nombre del destacado coach de fútbol americano Alberto ‘Chivo’ Córdova, que fue una pieza fundamental para lo que ahora es la organización de los Potros Salvajes de la Universidad Autónoma del Estado de México

En 1974, el maestro Leopoldo Flores comienza a pintar en las escalinatas y la gradería del Estadio un mural representativo que tituló Aratmósfera. Flores -que entre otras obras destacadas realizó el Cosmovitral de Toluca- junto con un grupo de jóvenes setenteros en un acto de locura o rebeldía tomaron por asalto un cerro para convertirlo en lienzo y plasmar una de las obras de arte más emblemáticas de la ciudad de Toluca. El cerro de Coatepec y las gradas del ‘Chivo’ Córdova les sirvieron de pancarta, para con pintura y brocha en la mano gritar su consigna ¡El arte a las calles!

Como consigna en su artículo sobre Aratmósfera Filiberto Palma, “Las primeras pinceladas fueron toscas e imprecisas. No obstante, el movimiento de “arte abierto” encontró eco en la ciudadanía. Sindicatos, empleados y jóvenes estudiantes se sumaron; pintaron con el firme propósito de dejar huella. Fueron siete años de trabajo. Al inicio Aratmósfera no fue bien recibida. Rompía los esquemas planteados por el arte de la época. Sin embargo, al paso de los años el gris pálido de la gradería del estadio universitario cambió con la viveza del rojo intenso, el estruendo del amarillo brillante y la contrastante sobriedad de negros y grises.”

Un hombre emanando de la tierra hasta casi tocar el cielo era la figura que se buscaba representar en el lienzo plagado de arbustos y rocas. La protesta lo es todo. Aratmósfera es un grito a la sociedad. ¡Despierta, actúa, transforma! En palabras de Leopoldo Flores “La protesta está en primer lugar y en segundo está la obra realizada, no nada más el pensamiento de quiero pintar el cielo y ya ¡no! se realiza el evento y ahí está, el resultado está más claro que nada”.

Hoy, luego de tres restauraciones, el estadio de Ciudad Universitaria es considerado, de acuerdo con una encuesta realizada por el portal español 20 minutos, uno de los más originales del mundo; este reconocimiento se debe, principalmente, a la existencia de la obra descrita Aratmósfera donde se conjuga arquitectura, arte y naturaleza. Podremos disfrutar de este escenario una jornada más en el futbol mexicano de Primera división, donde muchas veces dejamos de lado la cultura, olvidando que el deporte debe de estar en comunión con ella.

Pablo Pérez Alonso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More 11 posts in Columnas category
Recommended for you
Moralinas y plagios

Una deriva de la actual querella sobre el otorgamiento de un premio literario a un...

WhatsApp