Instrucciones para seducir a una mujer que lee libros de autoayuda

Para poder seducir a una mujer que lee libros de autoayuda a través del presente método usted tiene que ser un lector de buenos libros.

No se le ocurra criticar los libros que lee esa mujer que le gusta. Tampoco alardee de haber leído a los grandes de la literatura universal. La conversación debe transcurrir al principio como una suerte de interrogatorio sobre sus gustos y no como una competencia que usted tiene ganada de antemano.

Busque un campo común de experiencia. Si ella lee libros de autoayuda es porque no sabe lo bueno que es leer a Borges o a Beckett, y que apenas está descubriendo el mundo que tienen los libros adentro. Por eso usted debe decirle que aprender a leer es lo más importante que le ha pasado en su vida –tranquilo, ella no sabrá que esa frase es de Vargas Llosa– y que es mejor quedarse un sábado por la noche leyendo una gran historia que salir a perder el tiempo en discotecas.

Eso de que a usted no le gusta perder el tiempo en discotecas es fundamental. Si esa mujer lee libros de autoayuda es porque siente un enorme vacío en su pecho y anda escapando del sinsentido de este mundo inmundo. El cuarto paso es tocar su parte emocional. Siga preguntándole cosas sobre su vida y su relación con esos libros malos y use sus conocimientos de literatura seria para impresionarla. No escatime usted en plagiar a García Márquez durante la conversación: recuerde que ella no ha leído otra cosa que “El monje que vendió su Ferrari” y otras basuras.

Lleve todo al plano sexual. Pregúntele por el erotismo en la literatura, si leyó “11 minutos” o “Las 50 sombras de Grey” y dígale que “una orgía real nunca será mejor que un buen relato erótico” –tranquilo, que Aldous Huxley no lo demandará porque está muerto y porque solo escribió esa frase porque quizá nunca hizo una orgía.

Como usted es un buen lector, sabrá hacer que la conversación siga girando en torno al sexo y los libros. Recuerde no alardear. No pase de “Lolita” –seguramente ella vio la película de 1997– ni del trío amorosa entre Anaïs Nin, Henry Miller y su esposa.

Ahora es el turno de Lawrence. Cítelo con aquella frase de que “el mundo está lleno de esos seres incompletos que andan en dos pies y degradan el único misterio que les queda: el sexo. Es entonces cuando usted debe ponerse romántico.

Todo lo demás depende de usted. La seducción intelectual ya ocurrió y lo que viene es encontrar la manera de pasar al tacto. Háblele de cine e invítela a ver “El lado oscuro del Corazón” en su casa porque a fin de cuentas todas esas señoritas han leído algún poema de Benedetti.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

More 1367 posts in Tendencia category
Recommended for you
Acusan vocalista de Decapitated de violar a una fan

La gira estadounidense de Decapitated, una banda polaca de 'death metal', se ha interrumpido porque...

WhatsApp